Esta web utiliza las cookies _ga y _gid propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.

Noticias

Luz adaptada al bienestar de los usuarios

Cuando hablamos de tecnología LED hablamos de una tecnología consolidada tanto para uso doméstico como profesional.

Hasta ahora, cuando hablamos de las ventajas de la tecnología LED siempre pensamos en el ahorro energético, aunque tiene otros muchos puntos destacables como:

  • Rendimiento lumínico
  • Vida útil muy elevada
  • Reducción en los costes de mantenimiento
  • Control de la luz
  • Reproducción cromática

Estos factores, en general hacen referencia a una sola dimensión de la iluminación, la iluminación fotópica. Pero, ¿cómo se comporta la tecnología cuándo abarcamos la dimensión de iluminación circadiana?

Iluminación para el bienestar

Para conocer cómo puede impactar un correcto diseño de iluminación en el bienestar de los usuarios, es fundamental comprender cómo se desarrolla el proceso de la visión desde la perspectiva biológica.

La visión se produce cuando el ojo transforma un estímulo luminoso en un estímulo nervioso. En este proceso intervienen unas células oculares llamadas conos y bastones, que son los fotorreceptores básicos presentes en el ojo.

Pero el sentido de la visión va más allá de esa transformación de estímulos para interpretar imágenes. En 1923 se descubrió que existe otro tipo de células fotorreceptoras en la retina, más complejas, asociadas a la producción de melatonina, la hormona encargada de regular los ciclos de vigilia-sueño. Estas células se conocen a partir del año 2003 con el nombre de células ganglionares intrínsecamente fotosensibles (ipRGC en inglés) y se encargan de funciones extra visuales, es decir, no están relacionadas con la formación de imágenes.

Las ipRGC contienen un pigmento fotosensible llamado melanopsia que responde ante una determinada emisión de luz en el espectro de los azules (concretamente en la longitud de onda correspondiente a los 480 nm) que inhibe la producción de melatonina, lo que repercute en los ciclos de sueño-vigilia. En este punto, cobra importancia el concepto de ritmo circadiano que define los cambios en estados mentales, conductuales y físicos, siendo la luz uno de los principales factores que desencadena este proceso.

Un diseño de iluminación circadiana comienza con la activación al despertar para, posteriormente crear un estado de alerta en las primeras horas del día que estimule la concentración en las tareas diarias. A medida que avanza el día debe favorecer la relajación y, finamente, al descanso. De todo ello podemos deducir que, mediante el empleo de distintas temperaturas de color, así como espectros de luz diferentes, a lo largo del día, produciremos un impacto concreto en los estados físicos y emocionales de los sujetos que favorezca los ciclos naturales incluso en espacios con iluminación artificial.

La iluminación circadiana también puede colaborar a restablecer los biorritmos alterados como ocurre cuándo se padece jet lag o cuando los usuarios han visto alterado su ciclo natural de sueño por trabajos nocturnos etc.

La iluminación dinámica es la mejor estrategia para adaptarse a los ritmos circadianos de los usuarios. Gracias a la flexibilidad que proporciona se pueden variar las intensidades, las temperaturas de color y hasta seleccionar la configuración espectral más adecuada para conseguir el efecto óptimo para cada momento y función como ocurre con la Iluminación multiespectral.

Tecnología LED Wellbeing

La tecnología LED Wellbeing es un tipo de fuente de luz que tiene un mayor impacto positivo en el bienestar de las personas, mediante una luz basada en una distribución espectral (SPD) más similar al espectro de la luz natural que la tecnología LED standard.

Para conseguir sus objetivos, LED Wellbeing se basa en conseguir:

  • Distribución espectral similar a la distribución de la luz solar.
  • Índice de Reproducción Cromática respecto a la metodología TM 30-15, ofreciendo una mejor reproducción en una paleta de colores más amplia y más parecida a los colores que podemos encontrar en el mundo real,
  • Reducción de las emisiones de luz azul perjudicial (emisión en la longitud de onda de 450 nm) para eliminar la fatiga, el estrés visual y la aparición precoz de degeneración macular u otras enfermedades oculares,
  • Incremento de las emisiones de luz azul óptima para la estimulación circadiana (480 nm),

Además de la tecnología de la fuente de luz, es importante contemplar aspectos que afectan al diseño de la luminaria como:

  • Reducción de los efectos estroboscópicos o parpadeo de la luz (anti-flicker) debido a la electrónica
  • Eliminación de deslumbramientos (free-glares light).

Así pues, el objetivo de una adecuada planificación lumínica en la actualidad pasa por contemplar las diferentes dimensiones que hoy en día conocemos de la iluminación: la fotópica y la circadiana, satisfaciendo tanto las necesidades visuales de los usuarios, como aquellas que afectan al descanso, el confort y el bienestar físico y emocional de las personas.

Estás navegando en Español.
¿Quieres acceder a la versión en ?

You are browsing in Spanish.
Do you want to switch to the version?

Vous naviguez en es.
Voulez-vous accéder à la version en ?

Estàs navegant en Castellà.
Vols accedir a la versió en ?

Llévame
Take me
Oui, merci
Porta'm-hi