Esta web utiliza las cookies _ga y _gid propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.

Yoga One by DIR

Yoga One-6Yoga One-10

Lighting Designer: Raquel Quevedo

Constructor: VESTA

Lamp Solution: Stormbell, Moody, Hance (todos Casambi) y Fil + (TW + Casambi)

Año: 2019

Fotografía: Álvaro Valdecantos

 

Yoga One by DIR

Rubí,España
Proyecto a medida

Uno de los últimos casos de éxito de Lamp en la aplicación de las nuevas tecnologías en iluminación ha sido la incorporación de iluminación dinámica en un Centro de Yoga.

Yoga significa “unión” y de esta manera se ha entendido el diseño de iluminación, del espacio y la propia práctica del yoga, desde un punto de vista integrador.

En este caso la iluminación ha sido concebida como un elemento de transición que acompaña al usuario desde el exterior, bullicioso y ajetreado, hacia un interior que construye una atmósfera propicia para la práctica del yoga. Con la particularidad de que toda la iluminación está conectada a través de un protocolo estándar de comunicación basado en BlueTooth Low Energy, lo que le permite tanto a profesores como administradores controlar cada punto de luz de manera sencilla y táctil desde cualquier dispositivo móvil permitiendo encender o apagar las luminarias, subir o bajar niveles, seleccionar diferentes temperaturas de color (2700-6500 K) o bien seleccionar entre diferentes tipos de escenas preconfiguradas o crear sus propias escenas, incluso de forma remota (fuera de las instalaciones).

El acceso al centro supone una primera etapa en la transición, dotada de una iluminación con niveles ligeramente más altos, tonalidades neutras (3000 K) y ópticas abiertas (58º) manteniendo cierta uniformidad en el acceso y mostrador de recepción, dónde se mantiene una iluminación adecuada de trabajo. 

Desde aquí, es posible acceder, a un espacio intermedio, previo a la sala de Yoga, dónde se encuentran las taquillas y una pequeña sala de espera. En esta área el objetivo es lograr un entorno que prepare al usuario emocionalmente para su práctica y que le permita desconectar de su rutina, a la vez que conectar consigo mismo. Para ello, la iluminación en este entorno se vuelve más tenue y cálida (2700 K) con un fuerte componente “escénico” logrando este efecto mediante luces de acentuación con haces de luz muy concentrados (19º), y un gran confort visual, que mantiene el punto de luz oculto a la visión directa gracias a su ángulo de apantallamiento.

En estas áreas, conectadas visualmente, se ha reducido la utilización del número de luminarias diferentes a solo tres familias (Moody, Hance y Stormbell) logrando los diferentes efectos lumínicos mediante ópticas y accesorios, asegurando la simplicidad formal de la propuesta, así como la integración con el diseño interior.

La sala de práctica de Yoga, el espacio principal, por su parte está equipada con unas estructuras lineales que se integran en el techo de la sala, de forma paralela a las estructuras dónde se realiza la práctica de “Yoga aéreo”.

En este espacio se realizan hasta 13 tipos de yoga con diferentes niveles energéticos y objetivos, por esta razón es muy importante entender cada una de las prácticas, así como comprender la estructura de cada una de las  sesiones, para diseñar las escenas de iluminación de cada tipología, con escenas secundarias  que pueden ser utilizadas en función del momento del entrenamiento: calentamiento inicial, entrenamiento principal o la finalización con “savasana” (relajación), alternando ciclos de iluminación (niveles y tonalidades) y velocidades de transición,  con la garantía de que, al tratarse de un sistema flexible, escalable y dinámico, en cualquier momento tanto los entrenadores como los propietarios del centro pueden modificar estas escenas de forma fácil e intuitiva.

Una vez comprendidas las necesidades de los usuarios del centro, se diseñaron las siguientes escenas (fijas y dinámicas):

  • Calentamiento: escena dinámica variando la intensidad de 25% a 75% y la temperatura de color de 3000 a 4000 K;
  • Práctica de Yoga energético: escena fija al 75% de intensidad y 4500 K;
  • Práctica de Yoga de meditación y restaurativo: escena fija al 50% de intensidad y 3000 K;
  • Relajación (Savasana): escena dinámica en el que durante 5 minutos la intensidad va desde 50% al 15% con una variación de CCT de 3000 a 2700 K. Durante los 10 minutos posteriores se mantiene esta escena del 15% en 2700 K.

Toda la iluminación del centro puede ser controlada desde cualquier dispositivo móvil, e incluso, de cara a la funcionalidad y el mantenimiento, se puede hacer, como se comentaba anteriormente, de forma remota sin estar dentro de las instalaciones.

Este proyecto lumínico es un ejemplo de cómo la iluminación ha dado un paso más allá en lo que se refiere a tecnología y sostenibilidad. Los nuevos retos que se le plantean a la iluminación pasan por comprender las necesidades de los usuarios y convertirlas en soluciones sencillas que transformen y enriquezcan su relación con la iluminación.

Aplicaciones lumínicas